POLÍTICAS DE DESARROLLO ECONÓMICO

       Y DEUDA EXTERNA EN ARGENTINA, 1868-1880*




                                 Carlos Marichal
                                 UAM-Iztapalapa




   El estudio del papel del Estado en la promoción del desarrollo económico en

Argentina y en otros países latinoamericanos durante el siglo XIX constituye un

tema todavía poco explorado. Sin embargo, en los últimos años un creciente

número de historiadores ha comenzado a presentarle mayor atención si bien las

publicaciones detalladas al respecto siguen siendo todavía relativamente escasas.1

Debe añadirse, por otra parte, que este tópico también ha despertado el interés de
                     2


algunos científicos políticos y sociólogos contemporáneos, los cuales han insistido

en la necesidad de analizar la evolución del Estado dentro de las sociedades

latinoamericanas desde una óptica propiamente histórica.2 Ello contribuiría, en

principio, a que se pudiese traspasar el marco estrictamente coyuntural y

posiblemente encaminaría a los investigadores hacia la formulación de un enfoque

de “largo plazo” del cambiante rol económico del Estado.

   Quizá la hipótesis más innovadora que emerge de los estudios (todavía

preliminares) sobre esta problemática sea aquella que subraya que en la mayoría

de los países latinoamericanos del siglo XIX los gobiernos ejercieron una influencia

mayor en el proceso de desarrollo capitalista de lo que generalmente se suponía.3

Es decir, ya no parecen aceptables aquellas interpretaciones tradicionales que

tendían a subvalorar el peso del Estado dentro de la economía o, alternativamente,

sostenían que el establecimiento de los regímenes “liberales” en América Latina,

desde mediados del siglo, podían definirse sencillamente en términos de una serie

de políticas del más puro “laissez-faire”. Al contrario, las investigaciones actuales

tienden a enfatizar que la paulatina construcción de los estados/naciones en la

región no sólo sentó los cimientos legales para un incipiente proceso de desarrollo

capitalista, sino además que las entidades gubernamentales contribuyeron al

establecimiento de los primeros sistemas bancarios nacionales, a la modernización

de la infraestructura urbana y de transportes y, en algunos casos, a la defensa de

sectores manufactureros locales.
                      3


   El  grado  relativo  de  éxito  o  fracaso  de  tales  programas  varió

considerablemente, dependiendo del país y del período que se analice.

Evidentemente el Estado como tal no llegó a jugar un rol tan prominente dentro

de las economías latinoamericanas como había de ser el caso a partir de los años

de 1930. Ni tampoco resultan aceptables los enfoques que sugieren que el Estado

fue, en si mismo, la pieza clave y articuladora del capitalismo del siglo XIX.4 Pero

al mismo tiempo debe enfatizarse que sin efectuar un análisis crítico de esta

problemática- y más específicamente de la relación entre gobierno, clases sociales

y cambios económicos- andaríamos profundamente errados. Pues como ha

señalado Jean Bouvier en un reciente artículo de síntesis:


   “¿Qué ha sido el Estado, en los siglos XIX y XX, sino... la mayor
   y más grande de las empresas? Por la masa de su personal, por
   la enormidad de su negocios y el movimiento de fondos de los
   cuales era el receptor, por la diversidad de las funciones que
   asumió y los servicios que proporcionó, el Estado fue siempre
   el más influyente de los agentes económicos.”5


   Existen varios posibles métodos para interpretar el papel del Estado como

promotor del desarrollo económico durante el siglo XIX, de los cuales citaremos

tres de los más relevantes. Uno nos emplaza a centrar la atención sobre los

cambios en la formulación ideológica de los “proyectos de desarrollo” de los grupos

dirigentes en una sociedad determinada.6 Un segundo enfoque pone mayor énfasis

en le análisis de las políticas concretas que se adoptaron y la manera en que se

implementaron.7 Una tercera perspectiva resalta la necesidad de estudiar los

mecanismos de financiamiento de los programas económicos del gobierno
                     4


incluyendo, claro está, tanto los ingresos y egresos como la política en

endeudamiento del gobierno.8

     Nuestra intención en el presente trabajo se encamina a vincular tales

enfoques- ya que son en cierto sentido inseparables- pero haciendo hincapié en la

institucionalización de las políticas de promoción del desarrollo económico en la

Argentina de la segunda mitad del siglo XIX. En otras palabras, consideramos

fundamental tratar de explicar como los proyectos económicos del gobierno

nacional fueron traducidos a la realidad. En el caso argentino ello implica prestar

una atención especial al crecimiento de las funciones de aquella institución

multifacética que se denominó Ministerio del Interior. Aunque este organismo fue

creado en 1862, no cobró vida sino hasta la administración de Sarmiento (1868-

74) a partir de cuando fue adquiriendo su carácter de principal “ agencia del

desarrollo” del Estado nacional, función que seguiría cumpliendo hasta fines del

siglo.9

     Pero debemos enfatizar que el ejemplo argentino no fue de ninguna manera

singular sino al contrario más bien típico de lo que ocurría en el resto del

subcontinente. Desde mediados del siglo XIX, la mayoría de los Estados

latinoamericanos establecieron varios géneros de ministerios u organismos que

asumieron la responsabilidad por la planificación e implementación de los

proyectos para el crecimiento económico. En sus inicios, tales agencias

administrativas eran de pequeñas dimensiones y se limitaban a tareas

relativamente simples como podían ser la supervisión y reparación de los sistemas
                     5


rudimentarios de caminos, la operación del servicio de correos o la recopilación y

publicación de informes estadísticos y técnicos sobre algunos importantes sectores

de actividad, agricultura, minería, etc. Pero, con el pasar del tiempo, las funciones

asignadas fueron multiplicándose y haciéndose más complejos, incluyendo planes

para la modernización de los principales puertos, la construcción de ferrocarriles, la

promoción de la inmigración, colonias agrícolas, canales y regadío o proyectos para

la realización de obras de infraestructura urbana.

   El origen y la evolución de tales organismos estatales varió de país en país

dependiendo de una amplia gama de factores que no se veían circunscritos al nivel

de estabilidad política o de desarrollo económico alcanzados en la respectiva

nación sino que, además, podían ser determinados por el acceso al poder de

ciertas élites que deseaban impulsar la modernización del estado y la economía.

Entre tales iniciativas pude citarse la creación de la “Secretaría de Fomento”

(1853) en México bajo la inspiración de las ideas del político conservador, Lucas

Alamán.10 En Brasil fue unos años más tarde, en 1861, que se estableció el

“Ministerio de Agricultura, Comercio y Obras Públicas” mientras que en Venezuela

y Guatemala no fue hasta principios de los años de 1870 cuando los respectivos

“Ministerios de Fomento” fueron organizados.11 En Chile se siguió un camino

administrativo algo distinto ya que la mayoría de los programas económicos

estatales fueron colocados bajo la jurisdicción del “Ministerio del Interior”, entidad

pública que también cumplía una serie de funciones políticas claves. Pero ya desde

1837 este ministerio chileno se responsabilizaba por los pequeños departamentos
                       6


de obras públicas, caminos, correos y programas de sanidad, hecho que tiende a

sugerir el considerable grado de madurez         y estabilidad alcanzados por la

administración   gubernamental   en  ese     país  desde  fechas  relativamente

tempranas.12 En Argentina, como ya se ha señalado, las mismas funciones también

fueron colocadas bajo el techo del Ministerio del Interior, aunque ello no pudo

efectuarse de manera definitiva hasta la consolidación del gobierno nacional a

principios del decenio de 1860.

   Si uno se propusiera efectuar una comparación de tales entidades estatales

en los diferentes países mencionados, sería razonable esperar “a priori” que se

descubrirían   diferencias  sustanciales    de  carácter  tanto  ideológico  como

administrativo entre ellas. Pero esto no debe oscurecer el hecho primordial- en

nuestra opinión- de que los gobiernos latinoamericanos de la época efectivamente

intentaron realizar esfuerzos coordinados por definir prioridades para el desarrollo

económico, creando mecanismos institucionales para cumplir esos objetivos.

   Nuestro plan de trabajo en el presente ensayo consiste en efectuar primero

un rápido repaso de algunas de las principales propuestas económicas de la élite

argentina de mediados del siglo XIX, para luego adentrarnos en el estudios

específico de su implementación a través de la ampliación de las funciones del

Ministerio del Interior desde 1868 hasta 1880. Ello nos llevará, por otra parte, a

enfocar la atención sobre el ámbito económico más importante de actividad

estatal: la política ferroviaria y las formas que el gobierno utilizó para su

financiamiento.
                    7




Ideologías del desarrollo económico

   Los políticos e intelectuales argentinos más destacados de mediados del

siglo XIX compartían una serie de conceptos acerca de cómo estimular el

crecimiento económico del país tanto en el plano interno como en sus

transacciones internacionales. En una reciente revisión de los escritos de los

principales ideólogos del período, Halperín ha argumentado que:



   “Un sólido consenso va a afirmarse entonces en torno a los principios
   básicos para la renovación económica postulada para la Argentina...”13



La inmigración, la apertura al capital extranjero, el libre comercio, una política

monetaria más o menos estable, y la expansión de la frontera agrícola y ganadera

fueron sin duda algunos de los instrumentos que se consideraron indispensables

para impulsar el desarrollo o el “progreso”, para utilizar la terminología

correspondiente de la época.



   Sin embargo, tales proposiciones no fueron ni inmóviles ni totalmente

inflexibles. Las opiniones de los voceros más renombrados de la élite política y

económica cambiaron frecuentemente, de acuerdo con las circunstancias, y el

consenso podía verse transformada en virulenta disensión dentro de los salones

legislativos o en las páginas editoriales de los más influyentes periódicos. Tales

contradicciones fueron especialmente manifiestas en el terreno de discusión sobre
                      8


el papel del Estado en el proceso de expansión económica, aún cuando en sus

discursos y artículos resultaba casi invariable que los políticos saludasen los

principios  del  “laissez-faire”con  reverencia,  frecuentemente  denigrando  la

capacidad del Estado como administrador de empresas.14 No obstante, cuando se

abocaban a la tarea concreta de implementar los programas económicos, los

dirigentes argentinos tendían a favorecer una participación creciente del gobierno

en las esferas del transporte, las comunicaciones, la banca, etc..

    Tropezamos aquí por consiguiente con una serie de contradicciones que no

eran sólo aparentes sino que tenían algunas consecuencias prácticas inesperadas.

Ello se debía en parte a que ese conjunto de ideas o de proyectos financieros,

comerciales, agrícolas y fiscales que propugnaban los intelectuales y políticos era-

en verdad- bastante heterogéneo. Por otro lado hay que tener en cuenta que

hasta 1852 no existió un plan gubernamental muy consistente para favorecer el

desarrollo económico a nivel nacional.15 Es más, inclusive durante el decenio

siguiente, 1852-62, la coexistencia de dos entidades estatales rivales- el gobierno

de la Confederación y el de la Provincia de Buenos Aires- impuso un sello

conflictivo a la vida política y por ende a la elaboración de planes sistemáticos para

la transformación económica.

    Pero debe sugerirse que ya a partir de este último decenio comenzó a

perfilarse una distinción entre las posiciones de los ideólogos que favorecían la

adopción de políticas liberales más puras (libre comercio, laissez-faire) y aquellos

que abogaban por un programa de carácter saint-simoniano favorable a una fuerte
                      9


intervención del Estado en la economía. En el gobierno de la Confederación este

enfrentamiento se expresó fundamentalmente en la confrontación de las ideas de

Juan Bautista Alberdi y de Mariano Fragueiro. Los influyentes escritos de Alberdi

reflejaban la destilación de algunas de las tesis centrales de la escuela de Adam

Smith y sus discípulos, mientras que Frangueiro se apegaba a una serie de planes

saint-simonianos para permitir la monopolización del crédito por el Estado, cuya

finalidad consistía aparentemente en lograr un desarrollo económico dirigido desde
     16
arriba.

     En la provincia de Buenos Aires los contrastes entre diferentes políticas no

eran menos significativas, pues aún cuando las autoridades locales tendieron a

favorecer el libre comercio e intentaron atraer a los capitales extranjeros, el

próspero gobierno provincial dedicó una atención preferente a dos entidades

económicas que fueron apoyados y luego progresivamente controlados por el

Estado:    el Banco de la Provincia y el Ferrocarril Oeste, ambas las primeras

empresas importantes del país en los ramos de banca y transportes.17

     A raíz del establecimiento del gobierno nacional en 1862, los debates

legislativos pronto revelaron que existía un acuerdo tácito entre diputados y

senadores para continuar con las políticas de desarrollo ensayados por los

gobiernos anteriores. Las críticas anti-estadistas siguieron siendo frecuentes pero

también persistía alguna conciencia que, al menos en ciertos terrenos, no podía

prescindirse de la participación activa del Estado. Sin embargo, la relativa penuria

fiscal no permitió avances de mucha importancia durante la administración de
                     10


Mitre (1862-68) cuando las finanzas del Estado se vieron de tal manera

subordinadas a las necesidades de cubrir los costos de operaciones militares

(especialmente la Guerra del Paraguay) que resultó ilusorio proponer que se

realizase un esfuerzo sistemático por promover un programa de obras públicas.

En este terrero la función del Estado se limitó a ser garante de la inversión

privada.

   A partir de 1868, en cambio, la nueva administración encabezada por

Sarmiento adelantó un plan para acentuar el papel económico del Estado, aún

cuando simultáneamente seguía defendiendo la libre empresa. En su discurso

inaugural ante el Congreso, en 1869, el nuevo presidente subrayó su deseo de

dibujar un nuevo curso político y económico fundado en la promoción de una

amplia gama de proyectos que incluían la construcción de ferrocarriles y

telégrafos, la modernización de los puertos, el apoyo a la colonización agrícola y la

celebración de una primera exposición nacional de industria y agricultura en la

ciudad de Córdoba.18 La elección de Córdoba resultaba sin duda significativa pues

esta ciudad era el eje principal del comercio este/oeste y norte/sur del país.

Implícito en tal decisión podía vislumbrarse el deseo de impulsar un mayor grado

de unidad nacional tanto en el plano mercantil como en el político/militar.

   Para Vélez Sarsfield, ministro del Interior desde 1869, verdadero estratega

de las políticas de desarrollo económico de la administración, los mayores

enemigos del progreso los constituían “la distancia” y “el desierto”. La construcción

de caminos y puentes, la extensión de los telégrafos y el fomento de los
                     11


ferrocarriles  se  presentaban  por  consiguiente  como   los  instrumentos

indispensables para vencer tales obstáculos. Vélez Sarsfield afirmó en su informe al

Congreso:


    “Adelantos materiales: ese es en el día la política única que en
    el Litoral y el Interior de la República, hacen hoy tanto el Gobierno
    General como los Gobiernos locales”.19



Y ello se vinculaba estrechamente con los cambios que se iban produciendo en el

plano político y social:


    “Nuestros pueblos aprenden paulatinamente que la paz es la mejor
    garantía del trabajo... Ya no son ni las ambiciones ni los disturbios
    los que hacen la política argentina. La República se ha lanzado
    ansiosa de adelantos, por el camino del progreso, y hoy son la
    pala y el arado los que abren la tierra, donde, hasta hace poco,
    la pica y el sable del montonero abrían heridas en el corazón
    de la patria”.20



    Para las autoridades nacionales, por lo tanto, la “paz”(o sea la represión de

los movimientos populares regionales y disidentes) constituía un paso fundamental

para abrir el camino hacia un desarrollo sostenido de tipo capitalista. Pero la

realización de las metas económicas enunciadas requería además la puesta en

marcha de una serie de reformas administrativas, técnicas y financieras. Más

específicamente, la nueva cúpula dirigente se vio obligada a determinar con

precisión cuál de los departamentos gubernamentales iba a hacerse cargo efectivo

de la implementación de sus programas. Sarmiento y Vélez            Sarsfield
                    12


evidentemente no dudaron en elegir al Ministro del Interior como el instrumento

idóneo, ampliando sus funciones de manera que se pudieran “institucionalizar” los

proyectos que ya habían sido esbozados.



El Ministerio del Interior como “agencia del desarrollo”

   De los cinco ministerios que fueron establecidos en 1862 por el nuevo

gobierno nacional, cuatro tenían funciones claramente definidas: el Ministerio de

Guerra, el de Hacienda, el de Justicia, Educación y Cultos y el de Relaciones

Exteriores. Pero el quinto departamento- el Ministerio del Interior- era mucho más

heterogéneo desde el punto de vista funcional y administrativo.21 El organigrama

de su compleja estructura indica que, desde mediados de los años 60, esta

institución se resonsabilizaba por la supervisión y administración de gastos de un

muy variado catálogo de entidades que incluían al Congrego Nacional, la

Presidencia, el sistema nacional de correos, el departamento de caminos, puentes

y obras públicas, el Archivo Nacional, las oficinas de inmigración y estadística, la

policía municipal de Buenos Aires, el Consejo de Higiene de la capital, y varias

otras agencias.22

   El Ministerio del Interior aparecía, por consiguiente, como un “pot-pourri”

administrativo, al cual eran relegadas todas aquellas actividades que no cabían

estrictamente dentro de la jurisdicción de los demás ministerios. En la práctica, no

obstante, esta repartición vino a asumir esencialmente dos funciones, una política

y la otra económica. Siendo el único ministerio verdaderamente “político”, era
                     13


lógico que se responsabilizase por el manejo y la coordinación de las complejas y

cambiantes “situaciones” provinciales y municipales. En otras palabras, le incumbía

la tarea de mantener el control sobre los jefes políticos regionales y locales,

premiándoles por su lealtad o alternativamente castigándoles en casos de

disidencia pronunciada. A ello se agregaba la función de organizar las elecciones

de tal manera que el régimen en el poder pudiese esperar resultados

relativamente favorables, aunque debe indicarse que en los decenios de 1860-70

la maquinaria electoral todavía no estaba suficientemente bien aceitada para

garantizar tales objetivos.23

    Al mismo tiempo, el Ministerio del Interior era virtualmente la única agencia

nacional dedicada a la promoción del desarrollo económico. Los dineros requeridos

para tales fines naturalmente provenían de las arcas del Ministerio de Hacienda

pero el de Interior era el organismo encargado de gastarlos y administrarlos. Al

principio sus funciones “económicas” no estuvieron bien definidas, pero desde

fines de los años 60 y principios de los 70, los encargados de la cartera fueron

ampliando los departamentos existentes y creando algunos nuevos: entre las

subreparticciones administrativas más importantes de carácter económico

pueden señalarse las Oficinas de correos y telégrafos, el Departamento de

caminos, puentes y obras públicas, la Oficina nacional de ingenieros, la Inspección

nacional de ferrocarriles, y el Departamento de agricultura.

    Durante este período la prioridad del Ministerio consistió claramente en la

modernización del sistema de comunicaciones y transportes a nivel nacional. Que
                    14


así fuese no tenía nada de extraño pues este programa efectivamente unía los

objetivos claves de la administración en la esfera política y económica. El

establecimiento de una red más extensa y eficiente de comunicaciones, por

ejemplo, facilitaba las transacciones mercantiles, pero de manera igualmente

importante contribuía a la consolidación de la administración política a nivel

importante contribuía a la consolidación   de la administración política a nivel

nacional.24 De forma similar, la promoción de los ferrocarriles no sólo favorecía la

expansión del comercio sino que representaba un instrumento indispensable para

el rápido despliegue de las fuerzas militares donde ellas eran requeridas; por

ejemplo en el caso de incursiones de diversas tribus de indios guerreros o,

alternativamente, para reprimir levantamientos provinciales dirigidos en contra del

gobierno central.25

   El análisis detallado de la compleja relación entre la esfera económica y la

político/militar, no obstante, trasciende los límites del presente ensayo. Nuestro

propósito aquí consiste en limitarnos a la revisión de las funciones del Ministerio

del Interior, estrictamente en términos de los programas de desarrollo económico

adoptados por los gobernantes contemporáneos, y las formas de financiamiento

que utilizaron para llevarlos a cabo. Para evaluar la importancia relativa de los

diferentes proyectos emprendidos nos parece esencial proceder a la delimitación

de las categorías funcionales en las que se encuadraban las actividades

económicas bajo la jurisdicción del Ministerio. Comenzaremos con unos breves

comentarios acerca de la operación del sistema de comunicaciones (correos y
                     15


telégrafos) para pasar luego al de transportes (puentes, camiones, navegación y

ferrocarriles).26 Este enfoque nos ayudaría a explicar por qué un campo de

actividad en particular- la construcción de ferrocarriles- se convertiría en el objetivo

económico primordial del gobierno nacional desde principios del decenio de 1870.



El Estado y la empresa privada en la organización del sistema nacional de
correos


    El primer paso que emprendió la administración nacional para mejorar el

sistema de comunicaciones fue el establecimiento de un servicio de correos que

abarcó a las catorce provincias de la república. Para realizar esta tarea tanto el

gobierno de Mitre (1862-68) como el de Sarmiento (1868-74) tuvieron la fortuna

de poder construir sobre las bases que habían sentado los gobiernos anteriores.

Más concretamente, durante la década 1850/60 los líderes de la Confederación ya

habían formado el esqueleto de un primitivo sistema de correos al autorizar la

contratación de una serie de postas y diligencias regulares, para transportar la

correspondencia entre las principales ciudades del interior y a lo largo los ríos

Paraná y Uruguay.27

    Estas iniciativas fueron continuadas después de 1862, y por una nueva ley

de 1866 el Congreso Nacional estableció las condiciones a regir en los servicios

contratados con los empresarios que se encargaban de las contadas líneas

existentes. De acuerdo con esta legislación, varias diligencias de correos debían

circular por las cuatro principales rutas que conectaban la ciudad de Córdoba con
                     16


las de Jujuy, Catamarca, La Rioja y Mendoza, respectivamente, mientras que la

correspondencia entre los pueblos secundarios de las provincias del norte y

occidente se conducían mediante postas de a caballo.28

   A pesar de los avances logrados a mediados de los años 60, la burocracia y

las instalaciones de estos servicios seguían siendo exiguas, no ampliándose hasta

unos años más tarde cuando la Administración Nacional de Correos comenzó a

consolidarse. En 1869 el Congreso autorizó la construcción de edificios adecuados

para las oficinas en Buenos Aires y en otras poblaciones importantes y por primera

vez se delegaron una serie de inspectores para supervisar las operaciones en todas

las provincias. Los contratos pronto se multiplicaron en base a negociaciones con

una multitud de pequeñas compañías. El correo a remitirse por el Río Paraná, por

ejemplo, fue contratado con el naviero David Bruce y el del Río Uruguay con el

empresario  Uladislao  Barañao.  En  1872  se  firmaron  acuerdos  para  el

establecimiento de postas regulares entre Tucumán y San Juan y para varias rutas

en regiones del centro y oeste del país. Las comunicaciones ya existentes entre las

capitales provinciales fueron complementados por una serie de correos a los

pueblos rurales pequeños como podía notarse a raíz del establecimiento en 1873

de veinte líneas nuevas en la provincia de Buenos Aires y varias otras que llegaron

a las colonias agrícolas recientemente fundadas en la provincia de Santa Fe.29 En

el año 1876 ya estaban en operación noventa y dos líneas de diligencias de

correos subsidiados por el gobierno nacional y unas treinta y cinco postas a caballo
                      17


que alcanzaban, en su conjunto, a la mayoría de los distritos más poblados del

país.30

     El sistema de correos nacionales creció con rapidez en años subsiguientes,

según lo atestigua el hecho de que existiesen unas 400 oficinas postales a

mediados de los años ochenta. Pero también habría que remarcar que seguía

siendo un servicio manejado esencialmente por firmas privadas pues eran éstas las

que efectuaban el transporte terrestre y fluvial de la correspondencia. El gobierno,

por supuesto, supervisaba las operaciones pero su función fundamental consistió

en apoyar a los numerosos capitalistas involucrados mediante el otorgamiento de

subsidios y contratos.31



El sistema telegráfico: prioridades militares y mercantiles

     En contraste con los correos, la red telegráfica nacional fue controlada más

directamente por el Estado. La construcción de este segundo y más moderno

sistema de comunicaciones arrancó verdaderamente bajo la administración de

Sarmiento. En octubre de 1869, el Congreso Nacional creó la Inspección General

de Telégrafos y a partir de entonces esta oficina inició negociaciones con una serie

de compañías contratistas para el tendido de miles de kilómetros de cables hacia el

norte, sur y oeste de Buenos Aires y Rosario, incluyendo una línea que llegó hasta

la frontera chilena.32

     El costo abultado de estos proyectos requirió nuevas formas de

financiamiento. En 1869 la legislatura nacional resolvió acudir al mercado local de
                    18


capitales autorizado la venta de un monto considerable de bonos estatales-

llamados “acciones de caminos y puentes”- para financiar el programa de

construcción de telégrafos así como algunas otras obras públicas.33 De esta

manera el gobierno pudo invertir unos 880,000 pesos (obtenidos en la Bolsa de

Buenos Aires) para tender las largas líneas que cruzaron las provincias del interior

y otras más cortar en el litoral. Para 1876 ya existían más de 8,000 kilómetros de

telégrafos, de los cuales aproximadamente el 60% pertenecía al Estado.

   Debe agregarse que tal empresa supuso la importancia de grandes

volúmenes de materiales- especialmente cables desde Inglaterra- lo cual obligó al

gobierno a abrir una cuenta especial con la casa bancaria londinense de Cristóbal

Murrieta and Co. Para agilizar los pagos para el equipo contratado.34

   Ello revelaba la complejidad técnica y financiera que ya comenzaban a

alcanzar los planes de desarrollo económico del joven gobierno argentino.

   La importancia mercantil de estos proyectos era igualada por su utilidad

militar como ha demostrado Colin Lewis en sus estudios acerca de las campañas

contra los indios pampas en los años de 1870. El telégrafo ejerció un papel

instrumental en las mismas, facilitando de manera inédita los movimientos

coordinados de tropas a lo largo de las fronteras sur y oeste de la provincia de

Buenos Aires.35  Por otra parte, no hay duda que políticamente, este nuevo

sistema ultra/rápido de comunicaciones facilitó el proceso de centralización

administrativa que había de culminar en los años 80.36
                     19


La modernización del sistema tradicional de transporte: caminos y
puentes


   Si bien el mejoramiento de las comunicaciones mediante el correo y los

telégrafos constituyó un objetivo vital dentro de los planes de desarrollo del

Ministerio del Interior, más importante aún fue la reforma de los sistemas básicos

de transporte.37 La tarea no resultaba fácil. A mediados del siglo XIX el vasto y

poco poblado territorio argentino contaba con una red camionera rudimentaria de

raigambre colonial.38 En la zona pampeana los ganaderos y agricultores seguían

dependiendo de las lentísimas carretas de bueyes, vehículo universal para el

transporte de mercancías. A partir del decenio 1830/40, algunos ricos propietarios

y comerciantes establecieron empresas de carretas que permitieron un flujo de

tráfico algo más regular, pero el gran obstáculo continuaba un flujo de tráfico algo

más regular, pero el gran obstáculo continuaba siendo el tiempo: se requerían

semanas para trasladar el crecimiento volumen de lanas, cueros y granos hasta los

puertos. Y el problema se tornaba cada vez más agudo en la medida que la

frontera agrícola/ganadera se iba extendiendo hacia el sur, oeste y norte.

   En las provincias del interior los arrieros, con sus largas recuas de mulas, se

encargaban del transporte a través de las zonas montañosas mientras que en los

valles y las estepas semidesérticas se utilizaban diversos tipos de carros y carretas

que transitaban por las mismas rutas de hacía tres siglos. La urgencia de

modernizar era aquí todavía más apremiante que en las regiones del litoral, pues

las trayectorias de los viejos caminos no resultaban adecuados para las cambiantes
                    20


necesidades de sus economías. Durante la colonia, el grueso del tráfico del interior

se había dirigido hacia las zonas mineras el Alto Perú o, alternativamente, a Chile,

pero desde mediados del siglo XIX el comercio se reorientaba en dirección a los

dinámicos polos de crecimiento surgidos alrededor de Buenos Aires y Rosario.

    A partir de la independencia y hasta los años ’60 los gobiernos provinciales

poco habían hecho para modificar la red tradicional de transporte, no sólo por la

frecuencia de los conflictos inter-regionales sino fundamentalmente a causa de la

escasez de fondos. Únicamente en la provincia de Buenos Aires podía encontrarse

una tesorería lo suficientemente próspera como para pagar a las empresas

contratistas encargadas de reparación y construcción de caminos. En el resto de la

república, en cambio, la implementación de un programa de reformas recaería

inevitablemente sobre los hombros del gobierno nacional y, más específicamente,

del Ministerio del Interior.

    Durante la presidencia de Mitre, no obstante, los recursos estatales

disponibles para tales fines fueron tan limitados que no se logró sino la reparación

de algunas viejas rutas.39 Desde 1869, en cambio, se produjo un notable avance,

especialmente a raíz del establecimiento de la Oficina Nacional de Ingenieros.40 A

pesar de ser ésta una repartición relativamente pequeña, habría de cumplir una

misión fundamental en la realización del conjunto de los ambiciosos proyectos de

desarrollo que se iniciaron bajo la administración de Sarmiento. Y así lo

reconocieron los ministros que llegaron a ocupar la cartera del Interior en años

posteriores. En 1878, por ejemplo se señalaba:
                     21



   “Hasta 1869 las obras públicas se contrataron con empresas o
   compañías particulares sin intervención las más veces
   de personas competentes. . . ; creada la Oficina de Ingenieros
   en esa fecha, empezó a establecerse un sistema más regular en
   este importante servicio de la administración pública . . . Fue. . .
   en ese período de 1869 a 1875, que se contrataron y empezaron
   en su mayor parte los ferrocarriles, puentes, caminos, líneas
   telegráficas, etc., que hoy posee la Nación.”41


   Ingenieros nacionales como Pompeyo Moneta, Knut Lindmark, Carlos

Chriesternsson, Guillermo Villanueva y Julio Lacroze, entre otros, realizaron una

tarea formidable, recorriendo el país para trazar los planos de los nuevos caminos,

puentes y líneas ferroviarias proyectadas, publicando sus informes y efectuando la

inspección de las obras en marcha.42 Fue precisamente a partir de este esfuerzo

que se pudo comenzar a articular un programa coherente para expandir las

principales arterias del comercio, especialmente en las provincias del centro y

occidente.

   En algunos casos, los mismos ingenieros estatales se encargaron de la

construcción de las carreteras y puentes pero en general su labor consistió en la

supervisión de la ejecución de aquellos contratos negociados con diversas firmas

privadas.43 Es decir, el Estado proporcionaba el financiamiento y la asesoría técnica

mientras que los empresarios individuales se encargaban de reunir la mano de

obra y llevar a cabo parte de la construcción. Ilustrativo de tales capitalistas fue el

multifacético catamarqueño, Adolfo Carranza, quien tuvo especial empeño en

promover el desarrollo de las provincias del noroeste del país. Habiendo obtenido

los contratos para el transporte del correo desde Tucumán a Catamarca y San
                      22


Juan en los años 60, pronto captó los contratos para el tendido de líneas

telegráficas a lo largo de las mismas rutas. Por ello no fue sorprendente que en

1873/74 decidiera entrar en negociaciones para la construcción de caminos entre

estas ciudades ni que más tardíamente se convirtiera en activo promotor de los

primeros proyectos ferroviarios en dichas regiones.44

    El ejemplo de Carranza refleja con precisión de que manera los programas

de modernización de los sistemas de correos, telégrafos, caminos, puentes y

ferrocarriles estaban basados en una integración mutua y funcional. En este

sentido el gobierno jugaba un papel regulador fundamental ya que era la única

instancia con la capacidad técnica y financiera para impulsar este paquete de

servicios esenciales para el incipiente desarrollo capitalista. Los resultados iniciales,

en lo que se refiere al transporte terrestre tradicional, no fueron espectaculares

pero sí constituyeron un avance prometedor. Entre 1870 y 1875 el gobierno

nacional financió el tendido de diez puentes importantes en las provincias de Salta,

Tucumán, Santiago del Estero, Córdoba la construcción de 18 nuevas carreteras en

as provincias.45



Los puertos y la navegación fluvial: la negligencia estatal

    El mejoramiento de las instalaciones portuarias existentes y de los sistemas

de navegación fluvial fueron objetivos complementarios asumidos por el Ministerio

del Interior, pero en este caso, el monto de fondos efectivamente invertidas fue

tan reducido que las iniciativas gubernamentales resultaron francamente
                    23


decepcionantes. Es cierto, como ya se ha indicado, que las autoridades nacionales

firmaron una serie de contratos con diversas compañías de navegación para

transportar el correo entre los puertos fluviales durante los años de 1863-74, pero

posteriormente se cancelaron la mayoría de los subsidios, dejando el fomento del

tráfico fluvial y de la marina mercante enteramente en manos de empresas

privadas, locales o extranjeras.46

   Más sorprendente aún fue la negligencia casi total del Estado con respecto a

la modernización de los puertos, cuyas instalaciones no se habían modificado

sustancialmente desde la época colonial a pesar del enorme incremento en el

tráfico naviero internacional realizado a través de ellos. En 1869 dos grupos de

capitalistas anglo/argentinos presentaron propuestas para dragar el puerto de

Buenos Aires y construir algunos muelles, lo cual hubiese permitido que los navíos

de mucho calado pudieran descargar directamente sin tener que efectuar el lento y

engorroso proceso de “transbordage” como seguía siendo la práctica habitual. Pero

ni la legislatura provincial ni la nacional aprobaron los proyectos a pesar de las

enérgicas gestiones en su favor por parte de Sarmiento.47 Por consiguiente, el

mayor puerto de la república seguiría operando con graves deficiencias hasta

fines de los años 80. De acuerdo con las Memorias del Ministerio del Interior de

1873 y 1874, las únicas obras portuarias emprendidas consistieron en el

establecimiento de algunos faros, almacenes de aduanas y lazaretos (éstos últimos

sirviendo como oficinas de cuarentena establecidos a raíz de la terrible epidemia

de fiebre amarilla de 1871 y de los brotes de cólera (durante 1871) en Buenos
                     24


Aires y Corrientes). Las sumas ridículamente exiguas gastadas durante el período

claramente sugieren que las prioridades del gobierno no se orientaban a impulsar

el tráfico fluvial o marítimo sino que se centraban en los requisitos del transporte

terrestre y, de forma cada vez más acentuada, en la expansión de ese nuevo y

revolucionarios instrumento que era el ferrocarril.



La política ferroviaria del Ministerio del Interior

   Dentro del campo del desarrollo económico puede argumentarse que la

organización de la red ferroviaria nacional representó el mayor desafío técnico,

administrativo y financiero que enfrentó el Estado argentino durante la segunda

mitad del siglo XIX. De hecho, la construcción de los ferrocarriles absorbió cerca

del 75% del total de gastos públicos asignados para proyectos de desarrollo a lo

largo de los años ’60 y ’70. (Véase Cuadro I). Ello ayuda a explicar por qué en el

año de 1880, el Estado ya controlaba cerca del 50% del kilometraje nacional de

ferrocarriles, además de proporcionar cuantiosos subsidios para la mayoría de las

líneas privadas. (Véase Cuado II).

   El repaso de los documentos contemporáneos revela, una vez más, el rol

crítico de la administración de Sarmiento en la implementación de esta estrategia

económica, aunque no debe hacerse caso omiso de aquellos antecedentes

legislativos y prácticos que contribuyeron a la formulación paulatina de una política

ferroviaria nacional.48 No hay duda, por ejemplo, que el régimen anterior,

encabezado por el general Mitre, había considerado que la introducción de la
                     25


locomotora era un prerrequisito indispensable para el crecimiento económico. Pero

es igualmente cierto que no sería hasta 1870 cuando el gobierno comenzó a

determinar con precisión cual debía ser el papel del Estado en este sector.

   La experiencia extranjera sugería una serie de modelos posibles, como bien

lo sabían los miembros más educados de la élite argentina. En Gran Bretaña y

Francia el gobierno había asumido un rol insignificante en el desarrollo ferroviario,

política que podía atribuirse a la extraordinaria abundancia de capitales que

existían en aquellos países y que fueron canalizados hacia este tipo de negocio. En

Estados Unidos, el Estado tampoco tomó una participación directa en las

compañías, pero las autoridades Federales las favorecieron ofreciéndoles una serie

de atractivos incentivos en la forma de concesiones de vastas extensiones de

tierras ricas en recursos naturales. En contraste, desde 1860, en Australia se

produjo una situación radicalmente distinta, pues los gobiernos provinciales

sostuvieron un virtual monopolio sobre la red ferroviaria; tendencia que podía

atribuirse, al menos en parte, a la falta de interés por parte de ganaderos y

mineros locales en invertir sus fuentes relativamente limitadas de capitales en

empresas de esta naturaleza.49

   Numerosos historiadores han sugerido que en el caso argentino también

existió una escasez de capital privado local, lo cual explicaría por qué se dependió

alternativamente de empresas extranjeras o del mismo Estado para financiar su

construcción. Esta disyuntiva, asimismo, podría considerarse como una de las

causas del carácter contradictorio de las políticas adoptadas por el Estado. La
                     26


primera compañía ferroviaria argentina fue estatal; las dos siguientes fueron de

capital británico, y la cuarta de tipo “mixto”, en la cual coparticipaban accionistas

privados argentinos y británicos, juntos con el gobierno nacional.50

   Al comenzar la década de 1870, sin embargo, la administración de

Sarmiento resolvió imponer un programa algo más coherente para el fomento y

supervisión del sector. Su innovación técnico/administrativo más destacada fue la

creación de una repartición especializada llamada “Inspección Nacional de

Ferrocarriles” que dependía indirectamente de la Oficina Nacional de Ingenieros.

Este nuevo departamento, encabezado inicialmente por el ingeniero Pompeyo

Moneta, tuvo jurisdicción sobre el diseño de todas las rutas proyectadas además

de ser responsable por la implementación de las leyes sobre operación de

ferrocarriles que fueron ratificas casi simultáneamente por la legislatura nacional. 51

   El otro paso importante que emprendió el gobierno nacional fue la

planificación y construcción de un esqueleto de líneas a través de las provincias

extendiendo la ruta ya existente de Rosario-Córdoba hacia el norte de Tucumán y

hacia el oeste a Mendoza. Pero para realizar estas obras se requería una cantidad

sin precedentes de capitales, recursos materiales y mano de obra. Para cumplir

con tales necesidades, en 1870 el Congreso Nacional aprobó la emisión de un gran

empréstito extranjero-conocido como el “Empréstito de Obras Públicas- que, dicho

sea de paso, fue el mayor préstamo que el gobierno argentino había solicitado

hasta entonces.
                    27




El empréstito de 1871 y la política ferroviaria

   El 16 de mayo de 1870, el presidente argentino, Domingo Sarmiento,

presidió las ceremonias de inauguración del Ferrocarril Central Argentino que unía

las ciudades de Rosario y Córdoba. Esta línea, iniciada cinco años antes, había sido

construida con capitales ingleses y argentinos.52 Para Sarmiento su terminación

significaba una combinación de adelantos de carácter económico y político.

Declaró:

   “El ferrocarril inaugurado será el resorte principal de unión
   de la República en sus intereses materiales, como conductor
   de sus progresos morales y como agente para la realización
   de sus instituciones...”53


   La construcción del Central Argentino constituía, sin duda, un primer paso

en esta dirección, pero además, las autoridades gubernamentales tenían muy claro

que debía ser ampliado y completado con una serie de líneas troncales adicionales

que alcanzaran a las demás capitales del interior. Dentro de este programa dos

prioridades concretas de carácter geo/político y económico se perfilaban con

nitidez: la primera consistía en la necesidad de construir una línea ferroviaria que

se llamaría el Ferrocarril Central Norte desde Córdoba hasta las provincias norteñas

de Tucumán, Salta y Jujuy. La segunda meta se abocaba al tendido de una vía

férrea que se llamó el Ferrocarril Andino el oeste a San Luis, San Juan y Mendoza.

   En realidad ambas trayectorias habían sido proyectadas desde hacía algunos

años. La propuesta más antigua-aceptada por el gobierno de la Confederación en
                     28


la década del ’50-había contemplado la posibilidad de crear una ruta

transcontinental desde Rosario, pasando por Córdoba y llegando eventualmente a

Valparaíso en Chile, uniendo el Atlántico con el Pacífico mediante el riel. Tales

esperanzas, excesivamente ambiciosas, pronto se vieron frustradas, pero a partir

de principios de los años 60 numerosos legisladores nacionales volvieron a insistir

en la importancia que tendría para la formación del mercado nacional la

construcción de una línea troncal de este a oeste. El senador Vélez Sarsfield afirmó

en 1862:


   “El ferrocarril creará un gran centro de comercio en Córdoba, al
   cual concurrirán, sin duda, todos los pueblos que hoy comercian
   con Chile... Los pueblos que se hallan al pie de la Cordillera
   buscarán como más útil y más fácil, las mercaderías que vienen
   del Atlántico al puerto de Buenos Aires o Rosario.”54
   Unos años más tarde, en noviembre de 1867, el gobierno nacional ratificó

un decreto que asentaba la “urgente necesidad” de acercar las provincias de Cuyo

(Mendoza San Luis y San Juan) a los mercados del litoral, y autorizaba la

realización de un detallado estudio topográfico y financiero de la futura línea. Esta

se llamaría “Ferrocarril Andino” y su primer tramo correría desde Villa María (la

última estación del Central Argentino) hasta Río Cuarto ambas en la provincia de

Córdoba.55

Por otra parte, se anunciaron planes para llevar las vías hasta Mendoza aunque tal

extensión se percibía como todavía algo prematura.

   La idea de construir un ferrocarril hacia el norte a la provincia de Tucumán

(que pronto se convertiría en una importante región productora de azúcar) era
                     29


más novedosa. Pero desde fines de los años ’60, los diputados y senadores de las

provincias norteñas estaban presionando con mayor ahínco aún que sus colegas

de Cuyo para lograr la contratación de una ruta troncal que diese salida a los

productos locales. Como señalaba el senador de Jujuy, Araóz, este proyecto era

indispensable para el desarrollo regional:


   “Por falta de este ferrocarril se puede decir que está
   muerta la producción o ahogada en todas esas provincias
   (Tucumán, Santiago del Estero, Jujuy y Salta)... Este
   será la gran arteria que lleva la sangre vivificante,
   la acción de los capitales, de las ideas y del progreso
   de Europa y especialmente del litoral y de Buenos Aires
   a todas estas provincias que se encuentran casi en
   completa inacción...”56



   El problema principal que enfrentaban los legisladores de 1870 se cifraba en

las formas de financiar la deseada red ferroviaria en el interior de la nación. El

capital local era extremadamente escaso en estas regiones y los gobiernos

provinciales no contaban con los abundantes recursos de las hermanas provincias

del este. Las únicas opciones reales, por consiguiente, consistían en ofrecer

concesiones a empresas extranjeras o en conseguir que el gobierno nacional

asumiese esa prodigiosa tarea.

   Las opiniones estaban divididas. Inicialmente se abrieron negociaciones con

el empresario William Wheelwright, que estaba terminando la línea de Rosario a

Córdoba. En conversaciones preliminares las autoridades estatales sugirieron que

se le adjudicaría la concesión para la nueva ruta a Tucumán y Jujuy, pero
                     30


paulatinamente las relaciones entre el flemático capitalista y el gobierno se

enfriaron.57 Que así fuese se debió, en buena parte, a la emergencia de un

movimiento popular en la ciudad de Córdoba. Más concretamente, cuando los

rieles del Central Argentino finalmente llegaron a Córdoba en la primavera de

1870, los habitantes de la provincia, comerciantes, ganaderos y pequeños

agricultores, esperaban grandes transformaciones pero pronto fueron defraudados.

Los directores británicos de la empresa inmediatamente aumentaron las tarifas

sobre el transporte de pasajeros y mercancías. Por lo tanto no fue sorprendente

que unas semanas después de la inauguración las protestas se multiplicasen y que

se celebrasen reuniones públicas en la ciudad para protestar contra los abusos de

la compañía.58 Al mismo tiempo, algunos artículos comenzaron a circular en la

prensa cordobesa sugiriendo la conveniencia de nacionalizar al ferrocarril.

    Estas propuestas pronto se hicieron escuchar en los salones del Congreso

Nacional. Varios senadores recordaron que, tanto Mitre como Sarmiento, habían

invertido cuantiosas sumas de dineros públicos en el Central Argentino desde sus

inicios en 1865. De hecho, entre esa fecha y 1870, el Ministerio del Interior había

desembolsado aproximadamente dos millones de pesos para adquirir acciones de

la empresa, además de concederle cerca de 200,000 hectáreas en tierras públicas

y otorgarle subsidios anuales que ya totalizaban un millón de pesos.59 A pesar de

ello, ni Wheelwright, ni los demás directores extranjeros de la firma manifestaron

su disposición a rebajar las tarifas.
                     31


   Cuando la administración de Sarmiento decidió hacer públicos sus proyectos

ferroviarios, en junio de 1870, quedaban pocas dudas que el único camino

políticamente viable consistía en el control estatal sobre los nuevos ferrocarriles a

construirse. El ministro de Hacienda, Gorostiaga, hizo notar que sin estas vías

resultaba dudoso que la economía argentina pudiese lograr los niveles de

prosperidad de los países capitalistas más avanzados, añadiendo


   “Estamos conformes en que es más conveniente que esas grandes
   obras se ejecuten por cuenta de la Nación y no por empresas
   particulares (ya) que sería necesario formarlas con fuertes
   garantías y con grandes recompensas...”60


   La cuestión clave entonces no era el control privado o estatal- pues ya se

había decidido a favor de éste último- sino específicamente cómo reunir los dineros

requeridos. En general existía consenso que sería virtualmente imposible conseguir

suficientes fondos en la Bolsa de Buenos Aires. Por consiguiente, el poder ejecutivo

propuso que se emitiera un gran empréstito externo por valor de 30 millones de

pesos fuertes (aproximadamente 6 millones de libras esterlinas) en los mercados

europeos de capital. De esta enorme suma aproximadamente 60% se destinaría a

proyectos ferroviarios estatales, 20% para obras portuarias y para la cancelación

de algunos créditos impagos, y, finalmente, 20% para cubrir los gastos de

colaboración, comisiones de banqueros, etc. (Véase Cuadro III).

   En su conjunto la propuesta de un “préstamo para el desarrollo” fue

aceptada por unanimidad en las Cámaras de Diputados y Senadores, pues aún los

más acerrímos opositores del gobierno, como Nicasio Oroño, senador por Santa
                     32


Fé, reconocían que la nueva transacción financiera representaba una ruptura, en

cierto sentido radical, con el pasado, y en particular con el endeudamiento militar

que había caracterizado a la administración de Mitre. Oroño hizo notar en el

reciente que:


   “Es sabido que las deudas casi todas de la República Argentina
   han sido contraídas para sostener guerras fraticidas. Ahora
   (el gobierno) piensa de otro modo, piensa que debe contraer
   esos empréstitos para hacer ferrocarriles...”61


Y luego añadió:


   “Acepto ese empréstito en las condiciones que viene porque se
    destina por primera vez en la República Argentina al desarrollo
    de los intereses materiales del país...”62

   A pesar del consenso acerca de los beneficios a obtenerse mediante

empréstitos para el crecimiento económico (en contraste con préstamos para la

guerra) existían ciertas discrepancias con respecto al destino de los fondos que se

obtuvieran. Para un grupo de senadores encabezados por Araoz de Jujuy, el dinero

debía utilizarse en primer lugar para estatizar el Ferrocarril Central Argentino y

luego para financiar la construcción de las nuevas líneas.63

   Tales propuestas incitaron al ministro de Hacienda a acusar a los

legisladores disidentes de estar proponiendo medidas que violarían los derechos a

la propiedad privada establecidas por la Constitución de 1853. Más pertinente y

convincente fue su argumento que cualquier plan de nacionalización casi

seguramente haría fracasar la negociación del empréstito externo.
                     33


El ministro Gorostiaga exclamó entonces:


   “No se podría ir con esa ley, señor presidente, a los mercados
    europeos, y mucho menos a la gran capital de los capitales del
    mundo, como se ha dicho de Inglaterra, a pedir capitales para
    venir a expropiar una propiedad en que los súbditos ingleses
    son los principales accionistas”.64


   El argumento era contundente y por consiguiente los senadores decidieron

retirar su propuesta aunque no sin dejar constancia de sus protestas, ya

relativamente moderadas.

   Por último, quedaba pendiente la cuestión del monto del préstamo y de las

condiciones a exigir por los banqueros encargados de la emisión. El gabinete

opinaba que la colocación de los treinta millones de pesos en bonos debía ser

negociado con una fuerte firma bancaria de Londres, pero sin anunciar

públicamente cual había de ser el precio mínimo aceptable al gobierno. El

responsable de Hacienda sugirió que le método más eficaz consistiría en otorgarle

poderes amplios al agente oficial de Argentina (que ya estaba en camino a la

capital inglesa) para que pudiese determinar cual era la mejor oferta. Por otra

parte, la poderosa casa de Baring Brothers ya le había advertido al ministro de

Hacienda que si las autoridades argentinas deseaban colocar los bonos

exitosamente, tendrían que proceder con la máxima discreción, tanteando a los

diferentes bancos, y evitando cualquier pronunciamiento público que despertara la

avaricia o, alternativamente, el temor de los inversos potenciales.65
                     34


   Los legisladores no se opusieron a este argumento pero algunos criticaron el

gran volumen del préstamo. El senador Oroño, por ejemplo, hizo hincapié en los

peligros que presentaría una operación tan cuantiosa si no se podían invertir los

fondos recibidos con rapidez y en la forma previamente designada. El caso del

empréstito chileno de ferrocarriles del año de 1858 era ilustrativo:

los fondos habían obtenido en Londres pero fueron rápidamente absorbidos por un

grupo de capitalistas chilenos, amigos o aliados del presidente Montt. El oro

extranjero había servido para estimular al comercio local pero no contribuyó de

manera significativa a la construcción ferroviaria. Ahora en 1870 en Estado

argentino enfrentaba una situación semejante ya que no era probable que los seis

millones de libras esterlinas pudiesen ser invertidos inmediatamente en los

ferrocarriles programados. El senador Oroño observó:


   “La oportunidad es la más brillante para hacer el empréstito y
   difícilmente se podrá encontrar otra mejor por el bajo interés
   del dinero en Europa... Pero en esta materia...la experiencia
    y la historia nos aconsejan ser muy discretos”.66



   La “discreción”, sin embargo, no constituía la máxima prioridad de los

dirigentes políticos en esa coyuntura. Lo urgente era aprovechar la fiebre

especulativa en la Bolsa de Londres para obtener el oro requerido para

implementar los ambiciosos proyectos de desarrollo que habían hecho presa de la

imaginación de la élite argentina.
                    35


El destino de los fondos del Empréstito de Obras Públicas de 1871

   Cuando el agente oficial del gobierno argentino, Mariano Varela, comenzó a

negociar los términos específicos del empréstito de obras públicas en la ciudad de

Londres, recibió una carta de Sarmiento en la cual se le recomendaba que abriera

discusiones con la casa bancaria de Thomson, Bonar. Ello ocurría en octubre de

1870, pero pocas semanas después Varela estaba celebrando conversaciones

paralelas y secretas con por lo menos dos firmas londinenses adicionales Louis

Cohen and Sons y Cristóbal Murrieta and Co.67 Las negociaciones continuaron

hasta abril cuando el contrato definitivo fue firmado con Murrieta. La noticia causó

cierta sensación entre los círculos financieros de Europa y de Buenos Aires no sólo

por el desplazamiento de los dos primeros “merchant banks” mencionados, sino

sobre todo porque el gobierno no había preferido buscar los servicios de la

prestigiosa banca de Baring Brothers, la firma financiera que se había encargado

de los anteriores empréstitos externos de Argentina. Pero la casa de Murrieta

también tenía vínculos importantes con el gobierno argentino desde hacia algún

tiempo, habiendo participado en el financiamiento del Ferrocarril Oeste de la

Provincia de Buenos Aires (empresa estatal) desde 1860.68

   Posiblemente el hecho de que la firma de Murrieta no fuese de las primeras

del marcado londinense haya sido un factor que dificultara la venta de los seis

millones de libras en bonos del empréstito argentino. En todo caso, Murrieta

solamente pudo colocar tres millones de libras en 1871/72, después de lo cual las

ventas amainaron.69 En ellos influyó la crisis financiera internacional de 1873 que
                     36


provocó una baja en las actividades bursátiles. En última instancia, los banqueros

se vieron obligados a vender pequeñas parcelas de bonos argentinos durante toda

la década, no siendo hasta 1880 cuando se vendió el último lote de los valores de

este empréstito.

   En la práctica, por lo tanto, tanto la recepción de los fondos del empréstito

de 1871 como su desembolso efectivo tardaron mucho más tiempo de lo que se

había estimado en un principio.70 Para explicar cuales fueron los métodos

empleados por las autoridades hacendarias argentinas para escalonar las

operaciones financieras puede resultar conveniente prestar una atención especial

al “ciclo de vida” del empréstito, o sea sus distintas etapas.

   En la primera etapa- correspondiente a los años de 1871 y 1872- el

gobierno recibió el grueso de los fondos del empréstito. De acuerdo con los

objetivos marcados por la ley de agosto de 1870, los dineros debían destinarse

para la construcción de ferrocarriles estatales, la modernización de puertos y, en

menor grado, la devolución de algunas deudas pendientes. (Véase Cuadro III). Sin

embargo, desde fines de 1872, apenas se habían iniciado las obras públicas

proyectadas. Por lo tanto el ministro de Hacienda resolvió que se utilizaran los

dineros para cancelar un viejo préstamo otorgado por el Banco de la Provincia de

Buenos Aires al gobierno nacional, colocando el oro restante en cuentas abiertas

con varias instituciones bancarias de la capital. De acuerdo con el informe anual de

1872 (presentado al Congreso por el Ministerio de Hacienda), la mayoría de los

fondos fueron depositados en el Banco de la Provincia a una tasa de interés del
                    37


5% anual, en bancos privados a 7%, y otra porción en letras de crédito a 8%. Un

año más tarde el poder ejecutivo informaba que más de ocho millones de pesos

fuertes seguían en las cajas del Bando de la Provincia.71 E Estado, evidentemente,

estaba recibiendo intereses sobre sus depósitos pero, al mismo tiempo, tenía que

efectuar todavía mayores pagos a los tenedores de los bonos.

   Durante los dos primeros años de vida del empréstito, por consiguiente, el

oro de Londres no fue utilizado para financiar actividades productivas, sino que fue

transferido para su custodia a las arcas de diversos bancos bonaerenses. De esta

manera, tales instituciones financieras recibieron una tremenda inyección de

capital de corto plazo que pudieran utilizar para incrementar sus operaciones
             72
ordinarias de crédito.

   Pero, eventualmente, el gobierno sí pudo comenzar a canalizar los ingresos

externos hacia las obras públicas proyectadas, lo que constituía una segunda etapa

en la vida del préstamo. La mayor parte del efectivo fue utilizado para la

construcción de los ferrocarriles estatales. Más concretamente, las primeras

partidas se destinaron al ambiciosos proyecto del tendido

del Ferrocarril Andino desde la provincia de Córdoba hasta la de Mendoza. Dos

millones de pesos fuertes del préstamo se gastaron entre 1872 y 1874 en la

construcción del primer tramo- que cubría el trayecto de Villa Maria a Río Cuarto-

alcanzando unos 132 kilómetros. Una extensión de Río Cuarto a Villa Mercedes en

la provincia de San Luis, iniciada en 1873, absorbió otros dos millones de pesos.73

(Véase Cuadro III). En su conjunto para 1875, las dos secciones del “Andino!
                     38


cubrían 254 kilómetros, siendo equipadas con varias locomotoras y varias docenas

de vagones de pasajeros y de carga.

   De acuerdo con los planes del Ministerio del Interior la línea debía seguir

avanzando hacia al oeste para dar salida a la creciente producción agrícola y

frutícola de Cuyo. Pero la grave crisis fiscal que sufrió el gobierno nacional, a

principios de 1876, trajo el virtual congelamiento de las obras públicas en marcha.

Por ello no sería sino hasta 1880 que las autoridades pudieron reemprender e

impulsar la construcción del Andino para alcanzar su meta definitiva. Con el dinero

proveniente de un nuevo empréstito, negociado en 1881 con banqueros e ingleses,

los ingenieros y obreros argentinos lograron colocar los rieles que llegaron hasta

San Luis en 1882, La Paz en 1883, Maipú en 1884 y las capitales de Mendoza y

San Juan en 1885. Al presidir la inauguración de la línea ya completada- después

de 15 años de trabajos- el presidente Roca se refirió a la ciudad de Mendoza como

“la Chicago Argentina”, añadiendo que el ferrocarril permitiría un gran aumento la

exportación de vinos y frutas de esa región, “nueva tierra de Canaan que se abre a

la inmigración y a los capitales argentinos y extranjeros”.74

   El otro gran proyecto ferroviario estatal iniciado con los fondos provenientes

del empréstito de 1871 fue la construcción de la ruta denominada “Central Norte”

que unió a las ciudades de Córdoba y Tucumán. Iniciada en 1872, se llevó a cabo

bajo la dirección del contratista Telfener (un empresario y aristócrata de origen

austriaco) cuya empresa trajo docenas de técnicos y obreros especializados de

Europa para realizar los trabajos, aunque el trazado básico fue efectuado por
                     39


miembros de la Oficina Nacional de Ingenieros. El gobierno financió el conjunto de

las obras entregando al contratista una mitad delos fondos en efectivo y la otra

mitad en bonos del empréstito.75 A su vez, Telfener entregó los títulos a varias

firmas financieras para que procedieran a venderlas en la Bolsa de Londres. Con

ese dinero, la empresa pudo adquirir el equipo esencial que requería para la

puesta en marcha del ferrocarril: rieles, materiales para puentes, locomotoras,

vagones, etc. Para mediados de 1875 la vía ya había llegado a Tucumán, siendo la

línea ferroviaria más larga de la nación (547 kms.).

   Poco después de concluida la obra, el influyente periódico, el London Times,

atacó al conde Telfener, sugiriendo que había robado ingentes cantidades de

dinero merced al contrato. Esta difamación, sin embargo, no tenía fundamento

pues- como ha señalado Scalabrini Ortiz- una comisión oficial realizó una detallada

investigación a raíz de las denuncias levantadas y encontró que el contratista había

cumplido al pie de la letra con las estipulaciones acordadas con el gobierno.76 La

crítica británica parecía obedecer a los recelos de las compañías privadas

ferroviarias (de capital inglés) que habían comenzado a operar en el Río de la

Plata, pues temían los avances del Estado en este terreno.

   No había dudas: El establecimiento de esta poderosa empresa estatal abría

una parte del centro/norte del país al desarrollo capitalista. Y sobre esta línea

troncal el subsiguiente régimen presidencial de 1880-86 había de construir una

espesa red de ramales que alcanzarían al conjunto de los distritos más productivos
                    40


de la región. Así lo había previsto el plan original de 1870 y así lo previó el

presidente Avellaneda en su mensaje oficial de 1877:



   “Este hecho (la inauguración del Ferrocarril Córdoba-Tucumán) es
   el acontecimiento capital de los últimos tiempos, por sus efectos
   sociales y económicos que empiezan ya a sentirse. Los habitantes
   del norte de la República han quedado aproximados en diez o doce
   días a las ciudades comerciales del litoral que proveen con las
   mercaderías extranjeras a la mayor parte de sus consumos, y los
   valiosos productos de aquella región de la República se encuentran
   a su vez en posesión de nuevos mercados...”77


   Por último, cabe agregar que los fondos restantes del Empréstito de Obras

Públicas- unos cinco millones de medio de pesos fuertes- tuvieron un destino

bastante distintivo del que se ha proyectado originalmente. De acuerdo con la

legislación de 1870, algo más de cuatro millones debían utilizarse para la

modernización de los puertos de Buenos Aires y Rosario. En la práctica, apenas

medio millón se desembolsaron   para este fin mientras que casi 4 millones se

gastaron en la compra de armamento en Europa. (Véase Cuadro III). Era éste el

precio que había que pagar por el progreso!



Reflexiones finales

   En resumidas cuentas, el Empréstito de Obras Públicas de 1871 resultó una

transacción financiera cara, pero no improductiva. Sus principales defectos fueron

dos. En primer lugar, el largo plazo que ocuparon tanto la recepción como la

inversión de los fondos implicó fuertes gastos financieros sobre capitales que no

produjeron beneficios sino hasta algunos años más tarde. En segundo lugar, el
                    41


propósito original de utilizar una porción de los fondos en obras portuarias quedó

desvirtuado ya que se desembolsaron principalmente para finalidades militares.

Pero también fue cierto que la mayor parte del oro extranjero recibido sirvió para

la realización de una serie de importantes proyectos ferroviarios bajo las

administraciones de Sarmiento y Avellaneda.

       El volumen de fondos invertidos en el sector ferroviario demostró con

claridad que éste se había convertido en el ámbito prioritario de los programas de

desarrollo económico del Estado argentino. Las cifras de inversión estatal en

infraestructura económica así lo indican, aunque variaron sustancialmente de año

en año; antes de 1870 no alcanzaban a 5% de los gastos totales del gobierno

nacional; entre 1870 y 1875 la inversión ascendió hasta cerca de 20% de los

desembolsos globales; pero luego de la crisis internacional tendió a decaer ya que

entre 1876 y 1880 bajó a poco menos de 10%.78

Sin embargo, la nueva tendencia era manifiesta: la promoción del desarrollo

económico se había convertido en una de las prioridades de las funciones del

Estado argentino. Tales logros, como ya se han sugerido, constituyeron

precedentes fundamentales para la administración del general Roca, (880-1886)

cuyos programas de expansión económica se asentaron, por lo tanto, en bases ya

sólidamente establecidas.
                 42




1
 En el caso argentino resulta curioso constatar que existe un mayor
número de estudios detallados sobre las finanzas estatales de la
primera mitad del siglo XIX que sobre la segunda mitad. Para el
período de 1800-1850, véase por ejemplo, Miron Burgin, The Economic
Aspects of Argentine Federalism, 1820-1852 (Nueva York, 1946);
Tulio Halperín, Guerra y finanzas en los orígenes del Estado argentino
1791-1850), (Buenos Aires, 1982); Juan Carlos Vedoya, La verdad
sobre el empréstito Baring (Bueno Aires, 1971); y Sergio Bagú, El plan
económico del grupo rivadaviano (1811-1827) (Buenos Aires, 1966).
2
  El ejemplo más relevante posiblemente sea el reciente trabajo del
sociólogo Oscar Oszlak, La formación del Estado argentino, (Buenos
Aires, 1982).
3
  Véase, entre otros, los trabajos de Steven Topik, The Political
Economy of the Brazilian State, 1889-1930, (Austin, Texas, 1987);
Heraclio Bonilla, Guano y burguesía en el Perú (Lima, 1974); y Linda
Alexander Rodríguez, The Search for Public Policy: Regional Politics
and Gobernment Finances in Ecuador, 1830-1840 (Los Angeles, 1986).
4
  Por ejemplo, Oszlak llega a afirmar en una oportunidad que el Estado
argentino del siglo XIX se encargó de “crear, transformar, promover y
...ensamblar los diferentes factores de la producción, regulando sus
relaciones”. Ello sugiere una imagen equivocada de un Estado casi
omnipotente. Oszlak, op. cit. P. 141.
5
  Jean Bouvier, “Histoire financière et problèmes d’analyse des
dèpenses publiques”, Anales E.S.A. no. 2, (marzo-abril, 1978), pp. 207-
215.
6
  Un excelente trabajo en este sentido es el de José Carlos
Chiaramonte, Nacionalismo y liberalismo económicos en Argentina,
1868-1880, (Buenos Aires, 1971).
7
  En el caso argentino se ha prestado particular atención a la
implementación de políticas monetarias: A.G. Ford, El patrón oro,
1880-1914. Inglaterra y Argentina (Buenos aires, 1966): J. H. Williams,
Argentine International Trade under Inconvertible Currency, 1880-
                  43



1900 (Cambridge, Mass. 1920); H. Cuccorese, Historia de la conversión
del papel moneda en Beunos Aires (1861-1867) (La Plata, 1959).
Sobre la implementación de políticas arancelarias véase Chiaramonte,
op. cit, y Carlos Díaz Alejandro, Ensayos sobre historia económica
argentina (Buenos Aires, 1975).
8
  Sobre el tema específico del financiamiento estatal del desarrollo
económico hay pocas muestras en la bibliografía histórica argentina.
Para el período 1860-1890 quizá las obras más útiles sigan siendo las
de Alberto Martínez, El presupuesto nacional (Buenos Aires, 1890), y la
Eteocle Lorini, La República Argentina e i suoi migliori problemi di
economia e di finanza, (Roma, 1902-1910).
9
 A fines de la década de 1890 se llevó a cabo una importante reforma
administrativa a partir de la cual se desdoblaron las principales
funciones económicas del Ministerio del Interior en dos nuevos
ministerios: el Ministerio de Obras Públicas y el Ministerio de
Agricultura y Ganadería.
10
  Véase Barbara Tenenbaum, “Humboldt’s Heirs:        Development
Planning in Mexico under the Reforma and the Empire”, paper
presentado al X Congreso del Latin American Studies Association.
11
  Para el caso brasileño véase la discusión acerca de las consecuencias
del decreto fundacional del 16 de febrero de 1861 en Relatorio da
Reparticao dos Negocios da Agricultura, Comercio e Obras Públicas,
(Río de Janeiro, 1861). En el caso venezolano véanse los comentarios
acerca de la importancia del decreto del 24 de agosto de 1874 por el
cual se organizó el ministerio correspondiente en Memoria del
Ministerio de Fomento (Caracas, 1876). Sobre Guatemala véase la
reciente monografía de David McGreery, Desarrollo económico y
política nacional; el Ministerio de Fomento de Guatemala, 1871-1885
(Guatemala, 1982).
12
  Para información detallada sobre el caso chileno véase la “Memoria
que el Ministro de Estado en el Departamento del Interior presenta al
Congreso Nacional” (1839) contenido en el volumen Documentos
Parlamentarios, Discursos de Apertura, Memorias Ministeriales,
correspondientes a la Administración
Prieto (1831-1841), (Santiago de Chile, 1858), vol. I, pp. 99-100.
13
   Tulio Halperín Donghi, Proyecto y construcción de una nación:
Argentina, 1846-1880 (Biblioteca Ayuacucho, Caracas, 1980) p. LXXIX.
                  44


14
   Véase, por ejemplo los textos de Mitre, Hernández y Alberdi
recopilados en Halperín, op. cit. (1980).
15
  La preocupación central del gobierno de Rosas en la provincia de
Buenos Aires fue siempre la militar como se demuestra detalladamente
en Halperín, op. cit (1982).
16
  Curiosamente las diferencias ideológicas referidas no llevaron en la
práctica a conflictos profundos en la implementación de las políticas
económicas de la Confederación. Para una confrontación de las
propuestas formales de reformas económicas véase Juan Bautista
Alberdi, Sistema económico y rentístico de la Confederación argentina
(Buenos Aires, 1985? 4) y Mariano Frangueiro, organización del
crédito (Santiago de Chile, 1850), de la cual existe una reedición en
Gregorio Weinberg, Marino Fragueiro, Pensador Olvidado, Buenos
Aires, 1958).
17
   Sobre la historia temprana del Ferrocarril Oeste véase Eduardo
Zalduendo, Libras y rieles (Buenos Aires, 1975) pp. 264-283. Sobre el
Banco de la Provincia véase O. Garrigós, El Banco de la Provincia de
Buenos Aires, Buenos Aires, 1873).
18
  Para el texto del discurso de Sarmiento véase los Diarios de Sesiones
del Congreso, alternativamente, D.F. Sarmiento, Obras (Buenos Aires,
1920), vol. 50.
19
  Véase los detallados comentarios de Vélez en la Memoria del
Ministerio del Interior (1869), pp. 7-14.
20
  Memoria del Ministerios del Interior (1871), p. XI.
21
   Para un muy apretado resumen de sus funciones véase Oszlak
(1982), p. 159.
22
  Para detalles véase Memoria del Ministerio del Interior, (1863-1866)
y la lista de subreparticiones enumeradas en las Memorias del
ministerio de Hacienda de los mismo años, en las secciones de las
“cuentas de inversión”.
23
   Sobre el funcionamiento electoral en períodos posteriores véase
Natalio Botana, El orden conservador, La política argentina entre 1880
y 1916 (Buenos Aires 1979).
24
  A título de ejemplo puede citarse la opinión del Inspector de Postas
y Caminos del Oeste, Irineo Vega, quien señalaba en 1865: “aproximar
la capital de la República las relaciones que hoy existen a distancias
remotas es una medida política que por sí sola se recomienda, pues así
                  45



se hace efectiva la acción del Gobierno”, Memoria, Ministerio del
Interior, (1865).
25
  Para una descripción de la importancia del ferrocarril y del telégrafo
en la lucha contra las poblaciones indígenas véase Colin Lewis, “La
consolidación de la frontera argentina a fines de la década del 70; los
indios Roca y el ferrocarril” en G. Ferrari y E. gallo eds., La Argentina
del 80 al centenario, (Buenos Aires, 1980), pp. 469-496.
26
  No intentaremos aquí un análisis del “Departamento de Agricultura”
ni del “Consejo de Inmigración” ambas de las cuales comenzaron a
tener cierta efectividad desde los años de 1870 pero con presupuestos
mucho más reducidos que los de las reparticiones encargadas de
comunicaciones y transportes. Véase nuestro Cuadro I al respecto.
Para el primer informe escrito sobre el Departamento de Agricultura
puede consultarse la Memoria del Ministerio del Interior (1874), p.
XLV.
27
  Sobre las comunicaciones en esta época véase Walter Bose,
“Historia de las comunicaciones” en Academia Nacional de Historia,
Historia Argentina Contemporánea, (Buenos Aires, 1966), vol. 3, pp.
575-655. Para una escueta pero detallada descripción del
funcionamiento de los servicios de correos bajo la Confederación véase
Moussy (1860), vol. II, pp. 569-571. Debe añadirse que la misma
empresa que se había encargado de las diligencias de correo en el
Interior durante la Confederación- “Las Mensagerías Nacionales”
(establecida en 1854)- disfrutaba de esta concesión en 1864. Cinco
años más tarde en 1869 el Ministro del Interior, Vélez Sarsfield
informaba al Congreso que el empresario Pedro Ramayo era el
encargado de administrar esta empresa. Para detalles véase Memoria
del Ministerio del Interior (1864), pp. XLI-LII, (1869) pp. 11-12.
28
  Para el texto de la ley de Correos véase Diario de Sesiones de la
Cámara de Diputados (1866) p. 406. Para información detallada sobre
el servicio de correos en ese año véase la Memoria del Ministerio del
Interior (1866), pp. 308-380.
29
  Para detalles acerca de los contratos de correos durante estos años
véanse Memorias del Ministerio del Interior (1873) pp. 31-38 y (1874)
pp. XXV-XXXXI, y el anexo “correos”, pp. 330-395.
30
  Para una excelente reseña estadística véase Memoria del Ministerio
de Hacienda (1876) sección I, Parte I, p. XI.
                  46


31
  Durante los años de 1863-67 el promedio de las apropiaciones de
fondos por el Congreso para subsidios a las compañías denominadas
“mensagerías” alcanzaron un promedio de 30,000 pesos fuertes por
año, subiendo a cerca de 60,000 pesos en 1873/74 para mayor
información véase Estadística del Comercio y de la Navegación de la
República Argentina, correspondiente al año de 1883 (Buenos Aires,
1884) pp. 290-97.
32
  La creación del puesto de Inspector General de Telégrafos fue
ratificada por ley 350 del 6 de octubre de 1869 en el Senado y el 7 de
octubre en la Cámara de Diputados. Para información sobre contratos
aprobados inmediatamente después véase la discusión breve acerca de
las leyes 353 y 359 del 7 y 9 de octubre en el Diario de Sesiones de la
Cámara de Diputados.
33
  Los bonos internos llamados “acciones de puentes y caminos” fueron
autorizados por las leyes 61 y 362 de los años 1863 y 1869
respectivamente. Pero la venta de tales bonos no comenzó hasta 1869.
El procedimiento normal consistió en que el Ministerio del Interior
pagaba a los contratistas de telégrafos con bonos de vez de líquido.
Entre estos contratistas los más destacados fueron las firmas e E. A.
Hopkins, Fusoni Hermanos y A.N. Rojo; ellos luego vendían los bonos a
través de intermediarios financieros en las bolsas de Buenos Aires y
Rosario. Para información precisa sobre las emisiones anuales de estos
bonos entre 1869 y 1874 véase Memoria del Ministerio de Hacienda
(1874), pp. 105-106.
34
  Para detalles sobre la cuenta de telégrafos abierto con Murrieta
véase por ejemplo, la información en Memoria del Ministerio de
Hacienda (1874) Anexo A., p. 236.
35
  Lewis op. cit., p. 489.
36
  Un testimonio elocuente de ello se encuentra en las palabras del
Ministro del Interior del año de 1875: “El Gobierno encuentra en él (el
telégrafo) al mismo tiempo un poderoso auxiliar del orden y la paz. La
rapidez con que fue vencida la última rebelión lo prueba
evidentemente, pues allí donde llega el hilo eléctrico Memoria del
Ministerio del Interior (1875), p. XVII.
37
  El ministro del Interior, Vélez Sarsfield, sintetizaba esta aspiración en
su informe de 1869 señalando: “Abrir caminos; facilitar el tráfico y la
comunicación; abreviar las dificultades que la distancia, ese enemigo
                  47



constante del progreso, pone al desarrollo comercial e industrial de las
poblaciones, ha sido el punto objetivo de mis labores...”Memoria del
Ministerio del Interior, (1869, p. 8.
38
  Sobre el transporte en la primera mitad del siglo XIX véase Ramón
Carcano, Historia de los medios de comunicación y transporte en la
República Argentina, (Buenos Aires, 1893), y los interesantes
comentarios del ministro Rawson del año de 1863 citados en Oszlak,
op. cit. pp. 137-138.
39
  Memoria del Ministerio del Interior, (1864), pp. XXXII-XXXIII.
40
  No conocemos ningún estudio histórico de la Oficina Nacional de
Ingenieros a pesar del rol clave que jugó como supervisor técnico y
administrador de la mayor parte de las obras públicas de los años ’70 y
principios de los ’80. La Oficina fue establecida por la ley 325 aprobada
por la legislatura nacional en septiembre de 1869.
41
  Memoria del Ministerio del Interior (1878), p. 201.
42
  Las responsabilidades del Departamento incluían: 1) construcción y
conservación de caminos; 2) supervisión de ferrocarriles nacionales; 3)
telégrafos civiles estatales; 4) obras hidráulicas; 5) otras obras
públicas. Memoria del Ministerio del Interior (1878), p. 201. De
acuerdo con la Memoria del Ministerio de Hacienda, “Cuenta de
Inversión” (1878), p. 49, el Departamento de Ingeniero contaba en ese
año con 13 ingenieros y 6 ayudantes de ingenieros, cifra que aumentó
en años posteriores. Entre los demás ingenieros nacionales de los años
70 pueden citarse a Dahlquist, Huber, White, Stavelius, Dumesnil,
Tapia, Stabile, Bovio, Pelleschi y Castilla. Sobre su actuación consúltese
la Memoria del Ministerio del Interior (1871, 72, 73, 74 y 78).
43
  Para información sobre contratos de caminos y puentes véase
Memoria del Ministerio del Interior (1873), pp. 39-51 y (1874), pp. 33-
38.
44
  Algunos datos sobre los contratos de Carranza pueden encontrarse
en los informes anuales del Ministerio del Interior, por ejemplo en el de
1873, pp. 34, 40, 44. Para mayor información sobre el personaje véase
Armando Bazan, “Reflexiones sobre la historia contemporánea de
Catamarca”, Boletín de la Academia Nacional de Historia, vol. XLV
(Buenos Aires, 1972) y Raúl E. González, “Don Adolfo Esteban
Carranza, el Wheelwright de Catamarca”, en Primer Congreso de
Historia de Catamarca, vol. III, (Catamarca, 1966).
                   48


45
 Memoria del Ministerio de Hacienda (1876), Parte I, pp. XI-XIII.
46
  Los Subsidios presupuestados para las compañías de navegación
fueron los siguientes (en pesos fuertes):
1863 61,000    1868 83,000   1873 43,000
1864 61,000    1869 58,000   1874 43,000
1865 69,000    1870 45,000   1875 -
1866 57,000    1871 70,000   1876 -
1867 80,000    1872 43,000   1877 -

Fuente: Estadística del Comercio y de la Navegación de la República
Argentina, correspondiente al año de 1883, (Buenos Aires, 1884), pp.
290-297.
47
  Sarmiento inclusive le escribió al famoso promotor del Canal de Suez,
Lesseps, para obtener su opinión sobre la modernización de los
puertos del Río de la Plata. Posteriormente el presidente argentino
presionó para que se aprobaran los proyectos presentados por el
ingeniero británico Bateman para el puerto de Buenos Aires.
48
  El análisis más detallado de las políticas ferroviarias iniciales se
encuentra en Raúl Scalabrini Ortiz, Historia de los ferrocarriles
argentinos, (Buenos Aires, 1974, 6° ed.); y en Zalduendo, op. cit.
49
  Sobre la inversión estatal en ferrocarriles en Australia véase Noel G.
Butlin, “Colonial Socialism in Australia, 1850-1900” en Hugh Aitken, ed.
The State and Economic Growth (Nueva York, 1959). Para una visión
general de la política ferroviaria en varios países contemporáneos
véase Henry Parry, Governments and Railways in the 19th Century
(Londres, 1965).
50
  Nos referimos al Ferrocarril Oeste (ets. 1857) que era propiedad del
gobierno de la provincia de Buenos Aires; el Ferrocarril Gran Sur
(1862) y el Ferrocarril Buenos Aires-Campana (1863), ambos de
propiedad británica, y el Ferrocarril Central argentino (1865), empresa
mixta, en la cual participaban como accionistas el gobierno argentino y
capitalistas argentinos y británicos.
51
  Para el texto íntegro de la ley de inspecciones de ferrocarriles véase
Diario de Sesiones, Cámara de Diputados, (1872), pp. 894-899.
52
  Sobre el Ferrocarril Central Argentino véase Scalabrini Ortiz, op. cit. ,
pp. 118-155; Zalduendo, op, cit. Pp. 286-302; Lewis op.cit., pp. 55-68;
                  49



y Alberdi, La vida y los trabajos industriales de William Wheelwright en
la América del Sur, (París, 1876).
53
  Sarmiento, Obras, vol. 50, p. 375.
54
  Diario de Sesiones, Cámara de Senadores, (1862), p. 186.
55
  Para detalles véase Scalabrini Ortiz, op. cit., pp. 287 y ss.
56
  Diario de Sesiones, Cámara de Senadores, (1870), p. 40.
57
  Para una interpretación algo parcial de las relaciones entre
Wheelwright y el gobierno véase Alberdi, op. cit., pp. 225-228.
58
  El senador Araoz observó que la protesta popular fue tan virulenta
que eventualmente la empresa ferroviaria se vio obligada a reducir sus
tarifas de 22 a 16 pesos por tonelada de mercancía transportada entre
Rosario y Córdoba. Diario de Sesiones, Cámara de Senadores, (2 de
junio, 1870), p. 40.
59
  Los datos son de Scalabrini Ortiz, op. cit., p. 149, pero deben ser
comparados con la información reunida en los informes anuales del
Ministerio de Hacienda.
60
  Diario de Sesiones, Cámara de Senadores, (1870), p. 326.
61
  Ibid. p. 321.
62
  Ibid. p. 333.
63
  En caso de no proceder a la nacionalización, Araoz sostuvo que: “el
comercio de media República va a quedar tributario del Ferrocarril
Central Argentina y sometido a sus caprichos”. Diario de Sesiones,
Cámara de Senadores, (1870), p. 353.
64
  Ibid. p. 351.
65
  Ibid. pp. 330-331.
66
  Ibid. P. 324.
67
  Información detallada sobre estas transacciones pueden encontrarse
en “Empréstito de 1871”, Carpetas no. 2095 y 2096, Archivo de la
Deuda Pública Externa de Argentina (Ministerio de Economía).
68
  Sobre las transacciones de Murrieta con el Ferrocarril Oeste véase
Zalduendo (1975), p. 285. Para otros detalles sobre sus vínculos a las
finanzas provinciales véase Memoria del Departamento de Hacienda,
Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, (1871), pp. 204-05 y el
anexo II del mismo informe titulado “Informe de la Comisión de Aguas
Corrientes”.
69
  El precio inicial de la emisión en 1871 fue de 89,5%. Después de
gastos ello implicaba que el gobierno cobraría un neto de 86,5% del
                 50



valor nominal de los bonos. Pero después de 1873 las proporciones
recaudadas se redujeron debido a la caída de los precios en la Bolsa.
Véase Alberto de Guerrico, Finanzas argentinas. Estudios e ideas sobre
nuestros empréstitos externos. (Buenos Aires, 1886); y H. E. Peters,
The Foreign Debt of the Argentine Republic, (Baltimore, 1934).
70
  Para información adicional véase H.J. Cuccorese. “El empréstito
inglés para obras públicas, Contribución a la historia financiera de la
presidencia Sarmiento” en Humanidades, t. XXXVII, no. 2, (La Plata,
1961).
71
  Véase información en Memoria del Ministerio de Hacienda, (1873),
pp. 24-29 y (1874), pp. 31-32 y Anexo B. También consúltese
Cuccorese (1961), p. 271.
72
  Véase Chiaramonte, (1971), pp. 110-120.
73
  Sobre el financiamiento del Andino véase Memoria del Ministerio de
Hacienda, (1875), p. LVII y p. 223.
74
  Citado en William Fleming, “Mendoza y el desarrollo de la red
ferroviaria nacional entre 1854 y 1884” Investigaciones y Ensayos, no.
23, julio-diciembre, de 1977, (Buenos Aires).
75
  La inversión anual del Ministerio del Interior en la línea Córdoba-
Tucumán fue aproximadamente la siguiente: 1872-120,000 pero
fuertes; 1873-484,000; 1874-3,400,000; 1875- 3,700.000; 1876-
1,300.000. Véase información en Memoria del Ministerio de Hacienda,
(1872), p. 135; (1873) p. XXIX; (1874), Anexo B “Empréstito de Obras
Públicas”, pp. 2-3; (1875), p. LVII; (1876), V, pp. 82-83.
76
  Scalabrini Ortiz, op. cit., (1974), pp. 212-213.
77
  Citado en Scalabrini Ortiz, op. cit., (1974), pp. 211-212.
78
  Calculado en base a datos de las “Cuentas de Inversión” de las
Memorias del Ministerio de Hacienda, (1862-1880) y en especial los
excelentes resúmenes en la Memoria de 1876, Sección I, pp. LXXXV-C,
y en la Memoria de 1880, pp. LXI-LXXV.
Close